El Partido Conservador requiere de una reingeniería

El Partido Conservador requiere de una reingeniería

Ubeimar Delgado Blandón, exgobernador del Valle, visitó ayer Manizales, después de que un grupo de militantes del Partido Conservador, entre ellos Arturo Yepes, lo animó a postular su nombre a las presidenciales del 2018.

Su candidatura no es segura. Entonces apoyaría al que escoja la colectividad o se haría a un lado.

Me someto a apoyar al candidato que salga elegido de allí. Se trata de eso, de que hagamos Partido, de fortalecerlo. Soy un precandidato porque no me han elegido. Desde que haya reglas claras para la Convención Nacional, que no sea manipulada, que elijamos un candidato con una propuesta de unidad nacional de las regiones y para las regiones con una política social profunda.

Habla de fortalecer el partido ¿cómo está?

Está fragmentado en algunas regiones. En otras, por diferentes situaciones, no dialogan, no hay acuerdos y me correspondió bailar con la más fea, pero tengo la mejor voluntad independientemente de que reciba respaldo o no. El Partido Conservador requiere de una reingeniería que le permita consolidarse como una fuerza de alternativa de poder.

¿Con qué propuesta viene?

Quiero que la política económica del país cambie. Que la economía esté al servicio del ser humano y no el ser humano al servicio de ella. El mínimo vital no solo debe ser el agua, sino la salud, la educación y la vivienda, y por ahí quiero construir una propuesta social para que superemos la política macroeconómica que se ha desarrollado en el país.

Quiero hacer un gobierno de las regiones, por las regiones y para las regiones por que hay mucho centralismo donde todo parece ser Bogotá, y las regiones tienen derechos que debe atender el Gobierno.

Fue autor de una ley que benefició a enfermos de cáncer, sida y renales. ¿Cuál es su propuesta para mejorar el sistema?

Sin ser médico logramos que en el Congreso se aprobara la Ley 972 para las personas que padecían esas enfermedades, pero en Colombia lamentablemente nos hemos concentrado más en invertir en cemento y en corrupción y eso conlleva que se reduzcan los espacios de derecho social. La salud no está atendida como debe ser y tiene una mala reglamentación. Hay cantidad de normas que confunden al ciudadano y a los tribunales.

¿Cómo contribuirá al proceso de paz?

Siguiendo esa línea y buscando construir sobre lo construido porque el proceso ha tenido avances importantes, aunque aún no conozco los puntos acordados.