El Partido Conservador se acostumbró a los contratos y los puestos - Ubeimar Delgado

El Partido Conservador se acostumbró a los contratos y los puestos

SEMANA habló con el exsenador y exgobernador del Valle, Ubeimar Delgado Blandón, quien pese a ser proclamado precandidato presidencial conservador desde 2016, se quedará sin el aval de su partido. Lanzó duros dardos a su dirigencia.

SEMANA: ¿Siente que lo traicionaron?

Ubeimar Delgado: “Pues están incumpliendo los estatutos del Partido Conservador, que son Ley de la República, porque en la convención del 27 de noviembre de 2016 me presentó como precandidato presidencial; fuera de eso el directorio nacional aprobó tener candidato propio y abrió un proceso mediante el cual estoy inscrito legalmente, junto a Rubén Darío Lizarralde (exministro) como precandidato presidencial oficialmente”.

SEMANA: No obstante, en el Valle del Cauca desde el año pasado aparecieron vallas suyas como candidato presidencial conservador

U.D.: “Como estaba previsto tener candidato propio y solicitamos que nos convocaran a una consulta popular, obviamente se tuvo que hacer campaña. Por eso instalamos como 20 vallas en todo el Valle del Cauca”.

SEMANA: ¿Y desde cuándo arrancó esa campaña?

U.D.: “Desde el mismo día que la Convención Nacional me presentó como precandidato el 27 de noviembre de 2016. Y bien pudieron seleccionar el candidato hace más de 8 meses, para competir en igualdad de condiciones. Pero ni siquiera nos impulsaron, ni nos apoyaron, nos dejaron solos porque no era el interés de tener candidato propio”.

SEMANA: Osea que compró la silla sin tener el caballo

U.D.: “No, porque nos inscribimos legalmente; osea, estoy inscrito como precandidato del partido y obviamente estábamos esperanzados”.

SEMANA: Sin embargo, su nombre nunca marcó en las encuestas, se peleaba con el margen de error.

U.D.: “Dicen que no marcamos en las encuestas; pues Álvaro Uribe y cinco precandidatos que eran totalmente desconocidos, los paseó por toda Colombia y finalmente hizo un proceso donde escogió candidato”.

SEMANA: Pero, ¿es realista que lo único que le darían es el aval, porque la estructura y los votos ya se fueron hacia otros toldos?

U.D.: “El Partido Conservador perdió su vocación de poder desde hace más de 16 años, pero las bases están reclamando tener candidato propio. Aquí desafortunadamente la dirigencia se acostumbró a estar aliado con el que vaya a ganar; es decir, la mermelada de este Gobierno, prolongarla hacia el próximo periodo. Eso es lo que le ha pasado al partido, que ya no tiene vocación de poder y no quiere escoger candidato”.

SEMANA: Y quiénes son los responsables

U.D.: “Pues su directivas y el propio presidente Hernán Andrade es el principal responsable de que el partido no tenga candidato propio, para ellos acomodarse a otra candidatura”.

SEMANA: ¿Cuál fue el último presidente conservador que tuvo Colombia?

U.D.: “Diríamos entre comillas que fue Andrés Pastrana, que si bien era de origen conservador, realmente llegó al poder por su alianza con la nueva fuerza democrática donde convergieron varios partidos. De ahí que si hablamos de un presidente realmente conservador fue Misael Pastrana Borrero, hace más de 44 años”.

SEMANA: ¿Qué tanto daño le hizo al Partido Conservador su papel como actor de reparto durante los ocho años del Gobierno Uribe?

U.D.: “Allí hubo una coincidencia de propósitos con la Seguridad Democrática, y nos vimos identificados y representados con Álvaro Uribe hasta en su reelección, pero ya era más que suficiente y debíamos tener candidato propio desde 2010”.

SEMANA: ¿Será que a los conservadores les gustó más la burocracia que el poder?

U.D.: “Lamentablemente el partido Conservador se acostumbró a los contratos y los puestos. Creo que en el partido se han perdido los principios, la ética, los valores. Hoy en día estamos discutiendo más la mecánica que los programas, las propuestas para luchar contra la pobreza y la desigualdad en Colombia”.

SEMANA: ¿Qué los detiene para cambiar de rumbo?

U.D.: “Porque nos tienen prácticamente bloqueados. El Partido Conservador está secuestrado por el presidente del Congreso, el senador Efraín Cepeda; por el presidente del Directorio Nacional, Hernán Andrade, que llegó allí por una componenda para frenar la idea del candidato propio; y por el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, que maneja la chequera”.

SEMANA: ¿Y ellos tres son culpables de qué?

U.D.: “Ellos son los responsables de que el Partido Conservador no tenga candidato propio; esa es la verdad”.

SEMANA: ¿Por qué lo harían, con qué propósito?

U.D.: “Hacer las componendas con quien vaya a ganar las próximas elecciones presidenciales. Ya no les importa el partido, ni los programas, solo les importa los intereses personales y eso es lo que tiene acabado al partidor Conservador y lo convirtieron en un partido de garaje”.

SEMANA: ¿De verdad cree que tiene opción de ganar la presidencia y que no terminaría sumándose a otra campaña?

U.D.: “La esencia del Partido Conservador es tener vocación de poder, liderar un programa, promocionar sus ideas. No podemos continuar como apéndice de otro partido”.

SEMANA: Figuras del conservatismo como el exprocurador Alejandro Ordóñez y la exministra Marta Lucía Ramírez, ya se fueron.

U.D.: “Las directivas del partido le están dando la razón a esos dos candidatos que tuvieron que salirse del partido porque vieron este juego, que no iban a escoger candidato propio; por eso se fueron con firmas y yo debí hacer lo mismo”.

SEMANA: ¿Y por qué no recogió las firmas?

U.D.: “Ya no alcanzábamos a recoger las firmas. Además, ya estaba inscrito como precandidato dentro del partido Conservador y al recoger las firmas podía incurrir en una doble militancia””.

SEMANA: ¿Cuándo se enteró que ya no sería el candidato presidencial de los conservadores?

U.D.: “Hace como tres meses; en noviembre nos dimos cuenta que después que terminó la inscripción de precandidatos, comenzamos a notar que no convocaron a la convención y ya se acabó enero y tampoco lo hicieron”.

SEMANA:¿ Cuál fue el último candidato presidencial valluno?

U.D.: “Fue Rodrigo Lloreda Caicedo, que en paz descanse”.